[crítica de ‘Paraíso Amor’] Hell: Love

paradiseloveseff

El amor es el primer pilar en la trilogía de lo monstruoso que Seidl estrena este mes de agosto en España. ‘Paraíso Amor’ es una historia sobre lo grotesco y lo patético del ser humano. La propuesta del ganador en Venecia (‘Días de canícula’, 2001) opta por acercarse al amor, más tarde se aproximará a la fe y a la esperanza, desde una perspectiva más irónica, desengañada y cruel de la que solemos atribuirle. Seidl exhibe la triste y aburrida rutina de una mujer que deja a su también aburrida hija en casa de unos familiares para irse de vacaciones a Kenya. Allí se unirá a un grupo de ‘sugar mamas’ para adentrarse en los placeres del paradisíaco país africano. Aunque es ahora cuando llega a las carteleras, ‘Paraíso Amor’ se estrenó en España en el pasado SEFF´12, al abrigo, precisamente, de ‘Amor’ del también austríaco Haneke, cuya influencia se vislumbra en el trabajo de Seidl.

Paradise: Love. Drama, Austria-Alemania-Francia, 2012, 120 min. Dirección: Ulrich Seidl. Guión: Ulrich Seidl y Veronika Fraz. Intérpretes: Margarethe Tiesel, Peter Kazungu, Inge Maux. Música: Ekkehart Baumung.
Valoración: 6/10

Teresa (Margarethe Tiesel) es una de esas mujeres europeas que viajan hasta Kenya en busca de lo exótico y un poco de diversión. Arena fina, aguas cristalinas, arrecifes, palmeras y atractivos jóvenes de piel negra hacen creer a Teresa que está en el paraíso. Todo es ideal hasta que confunde interés cariñoso con amor, será entonces cuando descubra su soledad y esperpéntica situación.

Hilarante al principio y con momentos de auténtica risa en el retrato caricaturesco de la acomodada sociedad europea y los estereotipos, la cinta tiende cada vez más hacia lo desagradable, lo burdo y lo innecesariamente obsceno. La primera entrega de la trilogía Paradise de Seidl es una historia de necesidades, de carencias. Las del mundo más desarrollado y las de una población en vías de desarrollo y dependiente del turismo y la caridad de los visitantes. Austria y Kenia, Europa y África, el tedio y el paraíso, espacios radicalmente distintos a priori pero iguales si se observan desde el fondo de los corazones de sus individuos.

El realizador austríaco mantiene su estilo clásico y documental para crear una historia de escenas cotidianas en cualquier resort vacacional de exóticos países. Una sátira sobre el estándar de vida centroeuropeo, sobre sus relaciones íntimas y sus a veces ridículas y denigrantes formas de ocio. Queda claro el mensaje de Seidl dibujando un paraíso bizarro y cutre, pero estira la caricatura hasta un extremo próximo a la zafiedad en el que castiga en exceso el falso amor y la falaz felicidad hasta terminar con un chocante declive personal. El exabrupto de la escena de celebración del cumpleaños de Teresa sintetiza la impotencia del quiero y no puedo, que ni el dinero, ni la fanfarria, y ni siquiera el paraíso son suficientes para lograr ser amado.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Cine, Uncategorized

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: