[crítica de ‘Paraíso Fe’] Cuestión de fe, cuestión de ser

paradisefaith_seff

La bondad puede ser un don de lo más loable, pero cuando se impone como modelo desde el exceso, hasta lo más generoso puede convertirse en nocivo. La segunda entrega de la trilogía paraíso de Ulrich Seidl trae de nuevo una historia de carencias y falsos refugios. Del amor en Kenia de ‘Paradise: love’ a la fe en Austria, también en vacaciones y con dosis de un humor nervioso capaz de provocar auténticas carcajadas. De estilo sobrio y directo, con un guión encomiable y una interpretación sobresaliente, ‘Paradise: faith’, que lograra el Premio al Mejor Guión en el SEFF´12, llega a las carteleras españolas para engrandecer aún más la sombra de Seidl en el cine europeo.

Paradise: Faith. Drama. Austria-Francia-Alemania. 2012. 113 minutos. Director: Ulrich Seidl. Guión Ulrich Seidl, Veronika Franz. Intérpretes: Maria Hofstaetter, Nabil Saleh, Natalija Baranova, Rene Rupnik, Dieter Masur, Trude Masur. Fotografía: Wolfgang Thaler, Edward Lachman.
Valoración: 9/10

El realizador austríaco presenta una confrontación espacial entre el hogar de Ana María como templo sagrado y lugar de expiación, oración y misticismo, frente al mundo exterior como espacio de pecado donde “desprecian a Dios”. Maria Hofstaetter encarna magistralmente a una mujer madura que, a raíz de un grave accidente que sufre su marido, se reencuentra con la fe católica y se decide a ir de casa en casa en su tiempo libre para evangelizar a pecadores. A puerta fría y armada con iconos católicos y de una perseverancia a veces molesta, a veces hilarante, que brota del fundamentalismo de sus creencias religiosas, se aventurará en la despreciable tarea de decir a la gente lo que tienen que hacer con sus vidas.

Seidl presenta la historia de una mujer enfermera muy preocupada por la higiene y la limpieza, Maria es una persona que busca lo puro desde lo enfermizo y el miedo al deseo sexual. Pero el gran conflicto del filme se produce cuando Nabil, esposo de Maria, regresa a casa tras dos años de ausencia. Nabil rompe el falaz equilibrio de la vida de Maria, rompe la norma, su norma. Él es egipcio, musulmán, extranjero, tiene deseos carnales, le gusta ver la televisión y permite al gato sentarse en el sofá. Nabil es un símbolo opuesto a los crucifijos, carteles e imágenes cristianas que abundan en la casa, un ejemplo de esa gente para la que Maria pide la liberación del deseo carnal y por quienes se fustiga. Nabil supone un elemento clave para medir la realidad del paraíso de fe de su mujer.

Interesante resulta la evolución de la relación del matrimonio tras el reencuentro. Primero Maria pretende imponer su catolicismo desde la compasión y el cariño, mientras que Nabil se deja paciente y respetuoso, pero el fundamentalismo de Maria tratará de anular la identidad de Nabil, quien tras buenas palabras y esfuerzos opta por abandonar su abnegación y enfrentarse al alienante modo de vida de su mujer. Seidl recurre a los símbolos nuevamente para ilustrar el comienzo de esta transformación cuando Nabil descubre un cuadro de La Meca que estaba oculto en el salón de su casa.

La violencia, y no solamente física, se convertirá entonces en el instrumento principal de Maria para tratar de mantener un paraíso contradictorio sustentado en una “falsa ideología”, en palabras de Nabil. La devota predica ante extranjeros y desamparados un modelo que en su casa no sirve ni para respetar a su marido.

Los silencios y largos planos fijos habituales en Seidl, la repetida presencia de la cámara detrás de los sujetos o el plano subjetivo de una imagen de la virgen María son algunos de los recursos que el realizador austríaco emplea con acierto para mostrarnos el fallido mundo de esas “puntas de lanza de la fe” autodenominados representantes de dioses lejanos.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Cine, Uncategorized

Etiquetas: , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: