El mundo es nuestro

Avalada por una amplia masa social en internet y premiada en el Festival de Cine de Málaga llega a las pantallas españolas El mundo es nuestro, una producción que ha sido capaz de superar los obstáculos de la actual industria cinematográfica gracias al tesón de su artífices, Alfonso Sánchez y Alberto López, o si lo prefieren, ‘El Culebra’ y ‘El Cabesa’. Divertir es el objetivo, y lo consigue. La carcarjada es el hilo conductor de la cinta, pero también se pretende la reflexión del espectador a través de un reflejo social menos caricaturizado de lo que nos gustaría.

El mundo es nuestro. Comedia, España, 2012, 87 min. Dirección: Alfonso Sánchez. Guión: Alfonso Sánchez. Fotografía: Daniel Mauri. Música: Maravilla Gypsy Band. Montaje: Carlos Crespo. Intérpretes: Alfonso Sánchez, Alberto López, Alonso Valenzuela, Antonio Dechent, José Rodríguez, Pepe Quero, Maite Sandoval, Joserra Leza.

¿Cómo han logrado penetrar en la hermética industria cinematográfica?, le preguntaba un periodista a Alfonso Sánchez al término del pase de prensa en Sevilla. “Ni industria, ni cinematográfica”, contestaba el guionista y director de la película, “internet y sin un pavo, esos son los orígenes de este proyecto”.

El mundo es nuestro es una historia de personajes y de personas, una hilarante comedia que atrapa al espectador desde el principio gracias a la buena interpretación de sus actores, y no sólo de sus dos protagonistas, sino del conjunto de profesionales que componen el reparto. Este es uno de los puntos fuertes del filme, pues la acertada caracterización de los tipos –sólo sobreactuados en escasas ocasiones- es la clave para que la historia funcione y agrade al público. Una historia centrada en dos gamberros sevillanos, ‘El Culebra’ y ‘El Cabesa’, que deciden atracar una sucursal bancaria y huir con el dinero a Brasil emulando a su admirado ‘Dioni’. En el interior del banco tendrán lugar una serie de situaciones absurdas, surrealistas, realistas y divertidas entre personajes de lo más variopinto: el empresario sin escrúpulos, el banquero corrupto, la pija con su novio el calzonazos, el desempleado que cobra el paro y hace chapuzas, la periodista ávida de gloria, un chino, un interventor homosexual, una funcionaria fuera de su puesto de trabajo, una cajera hastiada por la rutina y, para rizar el rizo, un padre de familia asfixiado por las deudas que decide forrar su cuerpo con explosivos y exige la presencia de la televisión bajo la amenaza de volarlo todo por los aires. El otro escenario de la historia son los aledaños del banco, donde otros personajes –el subinspector, la inspectora, el comisario, el delegado del gobierno, los periodistas y la muchedumbre agolpada- se encargan de reforzar este mosaico de seres y estares, tópicos pero típicos, donde confluyen personajes con roles dispares que en el fondo se parecen más de lo que creen.

Entre risa y risa pueden apreciarse aspectos censurables de nuestra sociedad como la corrupción, el abuso de poder, el ingeniero que trabaja como reponedor, el canalla que se enriquece con medios ilegales, un cuerpo de policía incompetente, una sociedad que acude en masa al show, al espectáculo o al morbo y que transforma en ídolos a personajes despreciables, un periodismo cutre y deshonesto o la mentalidad alienada de un pueblo determinado por tradiciones, a veces, rancias e incoherentes. Todo ello se muestra con un ritmo acertado y trepidante por momentos, con un montaje notable y una estructura clásica de comedia hollywoodiense, acompañados de una banda sonora fresca y divertida, que entona con la idiosincrasia de estos peculiares macarras.

Algunos de estos personajes recuerdan a tipos de Álex de la Iglesia, la temática canalla y el feeling con el gran público evoca a Torrente, y algunas de las disparatadas escenas de la cinta recrean situaciones semejantes a otras ofrecidas en películas de los referentes de Alfonso Sánchez (Azcona, Berlanga o Tarantino), como también la buñueliana escena gastronómica con ‘el serranito’ como protagonista. En cualquier caso, la ópera prima de estos cineastas andaluces supera el riesgo de caer en un sketch continuado como herencia de sus trabajos en internet y ofrecen un rato de divertimento para todos los públicos con la Sevilla profunda como marco y la cara más cutre de nuestra sociedad como protagonista.


‘El Culebra’ y ‘El Cabesa’ animan a la gente a rebelarse, a liarla, y eso es lo que han hecho ellos en el cine actual. Después de tres años en busca de financiación, probando con estrategias de co-producción masiva como el crowdfunding, la participación de varias empresas privadas y la voluntad y ganas de trabajar de un equipo comprometido, han conseguido el objetivo de realizar su película y ponerla en las salas españolas y quizá internacionales. El reciente éxito en Málaga fue clave para conseguir distribuidora –Festival Films-, y más de 80 copias serán exhibidas a partir de hoy en nuestro país. Ya veremos si aquella trilogía que revolucionó youtube –Eso es así, Esto ya no es lo que era y Aquello era otra cosa– será capaz de convertirse en trilogía en los cines. Mientras tanto, este proyecto ha demostrado varias cosas: que internet es cada vez más una plataforma para lanzar nuevos talentos hacia las industrias tradicionales, que en Andalucía también pueden producirse películas divertidas que compitan con las comedias americanas, y que hay ideas y mano de obra cualificada para impulsar la industria cinematográfica española. El resto, lo dirá la taquilla en las próximas semanas.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Cine, Uncategorized

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: