Sin periodistas no hay periodismo, sin periodismo no hay democracia

Este ha sido el lema que el 3 de mayo miles de periodistas y ciudadanos han coreado en muchas plazas de nuestro país para celebrar el Día Internacional de la Libertad de Prensa. Dos afirmaciones que deberían parecer perogrulladas pero lamentablemente no es así. La figura del periodista se ha desvirtuado y la crisis del periodismo afecta directamente al déficit democrático actual. Las causas: muchas. Las consecuencias: nefastas. Las soluciones: el compromiso, la unión, la creatividad y la vuelta a los valores primitivos del periodismo.

Hace mucho que empezó a hablarse de lo mal que estaba el periodismo, de los bajos salarios, de la escasa calidad, de la tele basura. La bola empezó a formarse hace bastante tiempo y la culpa la tenemos periodistas y ciudadanos por no decir antes basta. Al soportar condiciones indignas, cortapisas, intrusismo; al aceptar la actual estructura informativa dominada por intereses empresariales y políticos; al descuidar la función social de nuestra profesión y tratar de hacer la guerra cada uno por su lado, en caso de decidir batallar.

Para ello contamos hoy con las potentes herramientas informativas que nos brinda internet. Sin embargo, el uso de éstas pocas veces se encamina hacia la búsqueda de un periodismo veraz, sino que se orienta en las mismas sendas de la autopromoción, el márketing o la propaganda con mensajes tendenciosos y habitualmente no verificados. Así, el discurso periodístico actual está dominado en su mayoría por las leyes de mercado y los intereses ideológicos, con lo que el original carácter informativo del periodismo ha tornado en un discurso persuasivo, en un mensaje publicitario con forma de periodismo.

Ahora la bola ha reventado en forma de despidos masivos, de EREs por doquier, de presiones, de ruedas de prensa sin preguntas, de asfixiantes ritmos de producción sin tiempo para el contraste, el análisis y la crítica, de cierres de medios, de trabajar sin contrato, sin derechos y hasta sin cobrar, de déficit ético y deontológico… La galopante crisis profesional unida a la indigna crisis laboral ha estallado por fin y la profesión está en coma, con el consiguiente efecto nocivo en la calidad democrática de un país. Hasta es posible oír decir a los compañeros más veteranos que ni en tiempos de dictadura la situación era tan preocupante.

El resultado de todo esto es el descrédito de la figura del periodista, desvirtuado por los continuados errores en el qué y en el cómo y por el intrusismo, alentado por el boom del 2.0 y las redes sociales. La imagen del periodista en el imaginario colectivo tiende a emparentarse con el presentador estrella o el tertuliano de un reality show, con alguien que aparece en los medios, gana mucho dinero y hace lo que quiere. Por suerte o por desgracia no es así. La realidad de la profesión periodística la forman miles de curritos, artesanos de la información, operarios de la comunicación con bajos sueldos, extensos horarios y escasa libertad de expresión.

El periodista es un profesional que trabaja en el ámbito de la comunicación y que tiene al lenguaje por herramienta. Cualquiera puede comunicarse y usar el lenguaje, lo cual ayuda a que los límites del periodismo sean muy permeables. Emilio Castro, fotoperiodista granadino, decía recientemente que cualquiera puede hablar, escribir, tomar una foto o hacer un vídeo pero no todo el mundo sabe contar historias. De eso se trata, de profesionalizar el mensaje. Ya lo dijeron los señores de Palo Alto, en la interacción social todo comunica decían Bateson o Watzlawick, efectivamente, pero no toda comunicación es periodismo. Ningún ciudadano de a pie se atrevería a abrir un cráneo, esto suele ser un acto reservado a los neurocirujanos. Si alguien osara hacerlo, muy probablemente, el resultado sería una chapuza indigna del peor doctor Frankestein y el cirujano destacaría como un experto conocedor de ese desconocido campo. Pero el campo de la comunicación no es desconocido para casi nadie, todos podemos, sabemos y debemos comunicar, pero el periodista debe destacarse en este sentido por su profesionalidad y la calidad de su mensaje pese a que las herramientas periodísticas de hoy no faciliten esa distinción. Estoy a favor de las redes sociales y de las herramientas 2.0, son un adelanto para la comunicación, para el acceso a la información, para la interacción de la ciudadanía. Al mismo tiempo, las nuevas tecnologías han servido para descubrir las miserias y lagunas de la profesión periodística y establecer fronteras difusas entre la información profesional y la que no lo es.

El periodista es un gestor de información, un profesional de la comunicación, debe serlo, debe volver a serlo. Porque sin periodistas no hay periodismo y sin periodismo no hay democracia. Por eso ahora hay que redefinir el periodismo que tenemos que hacer, hay que re-hacer, re-inventar, re-construir el modelo de trabajo, recuperar el norte perdido por los empresarios de la comunicación. Hay que re-definir la figura del periodista desde los valores primeros de este oficio y hay que volver a explicar a la ciudadanía la función social y el valor del periodismo en un estado democrático, porque el periodismo es un garante de una información veraz, crítica y honesta, un producto inestimable para una sociedad libre y activa.

Las manifestaciones de ciudadanos y periodistas del Día de la Libertad de Prensa han sido una interesante llamada de atención pero no nos detendremos ahí. Muchas son las voces que están gritando para cambiar esta situación y periodistas andaluces ya forman un grupo de más de tres mil profesionales dispuestos a unirse para devolver el periodismo al lugar que nunca debió abandonar. Desempolvando viejas consignas como ‘mi precariedad es tu desinformación’, y añadiendo otras, como la que da título a este texto, periodistas y estudiantes de periodismo de Sevilla se han encontrado en la iniciativa ‘Se buscan periodistas’. Se trata de una acción lanzada desde la Asociación de la Prensa de la capital andaluza y liderada por José Bejarano con el objetivo de modificar el actual orden periodístico, de ofrecer un producto de calidad al servicio de la sociedad.

Sin preguntas no hay respuestas, sólo afirmaciones; sin periodistas no hay información, sólo propaganda, nos recuerda el periodista Jacinto Gutiérrez. Hay que superar la presente crisis laboral y profesional, hay que revalorizar la figura del periodista y hay que derrumbar estereotipos y modelos empresariales que impiden la función social del periodismo. Para ello es esencial una actitud activa, crítica, la unión de periodistas y el respaldo y exigencia de la ciudadanía. Lo primero, ya se ha empezado a dar; lo segundo, debe llegar con el trabajo bien hecho de los periodistas decididos a trabajar por el cambio.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Periodismo, Reflexiones, Uncategorized

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

2 comentarios en “Sin periodistas no hay periodismo, sin periodismo no hay democracia”

  1. Zacarias Satrústegui Says:

    Describe usted la situación, no aporta nada que no sea obvio. .


    • Tiene uste razón al decir que describo la situación y realizo un análisis que concuerda con la opinión de muchos periodistas. Pero aunque muchos vemos así el panorama, me consta que otros muchos, ajenos o no al ámbito del periodismo, no lo ven así. Celebro que le resulte obvio y me gustaría que así lo entendieran también los empresarios de la comunicación, los parlamentarios que no protegen el libre ejercicio de la profesión y la ciudadanía en general. Mientras tanto, me temo que habrá que continuar reivindicando, defendiendo y exigiendo un periodismo digno y de calidad en todos sus aspectos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: