Clásicos

Según a quien preguntemos hallaremos distintos ejemplos de lo clásico. El Quijote, el concierto de Aranjuez o la tortilla española, cada cual en su lugar, bien pueden servirnos para explicar qué es un clásico. Pero si acudimos al circo moderno, al deporte, este fin de semana hemos podido disfrutar, sufrir y padecer dos clásicos ineludibles: FC Barcelona versus Real Madrid y Rafael Nadal versus Novak Djokovic.


Los grandes enfrentamientos determinan las grandes gestas que luego serán recordadas. Sin embargo, este doble clásico no se recordará por su calidad, ni por su espectacularidad, sino que pasará a la historia contemporánea del deporte por ser el fin de semana en que se invirtieron dos tendencias, llamadas Barça y Nole, que controlaban el fútbol español y el tenis mundial. Nadal y los madridistas han espantado a sus fantasmas con sendas victorias, siempre tuvieron capacidad de vencer al rival pero ahora lo han demostrado después de mucho tiempo.

Las dosis de adrenalina que nos regala el deporte es lo único que de momento no recorta el ejecutivo de Rajoy, ¿por qué será? Tanto le interesa tener al pueblo pendiente del televisor, que seguro que han prohibido a Wert ir a pavonearse con los triunfos de los españoles por el mundo para que la gente no mezcle las cosas o le de por apagar el aparato y empiece a hacerse preguntas. De momento las tijeras se las guarda para cultura y educación porque aquí son otros quienes cortan el bacalao. Veamos algunos de estos nombres propios inevitables.

Mourinho
El políticamente incorrecto, o mejor dicho, el maleducado y vulgar entrenador madridista, quien por fin ha logrado ganar una partida en liga a su eterno rival y ofrecer a los merengues un soñado triunfo que les garantiza el título liguero. Su entramado defensivo anuló a los cracks azulgrana y se consolida aún más como uno de los mejores entrenadores del globo.

Guardiola
Al filósofo, como diría el escandinavo, le falló el librillo. Se equivocó con su planteamiento alineando de inicio a Tello y Thiago y lo pagó caro. Su equipo estuvo más espeso de lo acostumbrado, el cambio de fichas no le funcionó como casi siempre y se jugará la temporada el próximo martes en un partido a doble o nada.

Messi
Este genio demostró que también es humano. Anoche frotaba y frotaba su lámpara de los hechizos pero no era su día. Pepe y Ramos le brindaron un servicio completo de escolta y al argentino le faltó un poco de su chispa habitual justo en la semana en que su país se dio un banquete de gasolina.

Ronaldo
Esta vez si fue letal. El portugués no tiene ni el talento ni la oportunidad de Messi, pero ayer si fue decisivo y demostró estar a la altura de las grandes ocasiones. Paso desapercibido gran parte del encuentro, pero un gol suyo en el minuto 73 bastó para zanjar esta liga y calmar a un estadio repleto y febril que aún cantaba el gol de Alexis Sánchez.

Djokovic
Otro número uno que también es de carne y hueso. Tras la gesta irrepetible de 2011, tras vencer a Nadal en siete finales consecutivas y tras el fallecimiento esta semana de su abuelo dijo basta. El jugador balcánico sucumbió ante Rafa en 78 minutos pero Madrid, Roma y París le esperan para contemplar su resurgir.

Nadal
El deportista español más grande de todos los tiempos. A la octava fue la vencida y venció a Nole en una final que resultó mucho más cómoda de lo imaginado. Derrotó al serbio por 6-3 y 6-1 y demostró una vez más quién es el auténtico rey de la tierra batida. No ganaba un torneo individual desde junio de 2011 en Roland Garros.

Montecarlo y el Camp Nou, dos templos del deporte mundial, han sido los escenarios de lujo para este doble clásico que iguala fuerzas e invita a pensar en un cambio de ciclo. Pronto y sin apenas descanso, el balón echará a rodar y las raquetas cortarán el aire. La champions league de fútbol y la temporada de tierra en tenis albergarán los próximos capítulos de esta historia de clásicos en la que sólo algunos podrán ser testigos directos.

Mientras se dirime el devenir de estos gladiadores modernos y Wert no entra en casa con sus recortes, invito a cada uno de ustedes a ser testigos directos de una clásica tarde de domingo, cada cual con sus pasiones. En mi caso puede que tire por Billy Wilder y rescate un poco de la tortilla de los primeros renglones de este post.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Deportes, Uncategorized

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: