Edgar vs Mr. Hoover

La última de Eastwood nos trae una historia sobre el éxito y el fracaso, una reflexión acerca de la ambición, el poder y la autodestrucción. El contexto, una de las etapas más convulsas de los Estados Unidos. El protagonista, J. Edgar Hoover, director del FBI durante casi cincuenta años. El cineasta de San Francisco rinde homenaje al biopic o género biográfico con esta cinta, retratando magistralmente la figura de uno de los personajes más influyentes del siglo XX en USA. Un relato de pasiones y miedos donde los secretos son fundamentales, un trozo de cine con mayúsculas.

J. Edgar. Biopic, EEUU, 2011, 137 min. Dirección: Clint Eastwood. Fotografía: Tom Stern. Guión: Dustin Lance Black. Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Naomi Watts, Josh Lucas, Judi Dench, Jeffrey Donovan, Armie Hammer.

Decir Clint Eastwood (1930) es decir cine. Sobresaliente actor, productor, compositor y director, es uno de los nombres más respetados en el mundo del celuloide. Desde que debutara tras las cámaras con Escalofrío en la noche (1971) nos ha ofrecido su minuciosa labor como director aspirando siempre a la perfección. Se ha atrevido con casi todos los géneros y en todos los casos ha logrado transmitir su oficio y arte: western (El jinete pálido, 1985 o Sin perdón, 1992), bélico (Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima, 2006), drama (Un mundo perfecto, 1993, Mystic river, 2003, Gran Torino o El intercambio, 2008), melodrama (Los puentes de Madison, 1995) y, como en esta ocasión, el género biográfico. Aunque J. Edgar atiende continuamente a hechos del período reflejado en el filme (1924-1972), es menester recordar que estamos ante un biopic y no ante una cinta de género histórico. En este sentido podríamos achacarle grandes lagunas o ausencias como la no referencia a la rivalidad FBI-CIA, la poca profundidad en las malas relaciones entre Hoover y los ocho presidentes estadounidenses con los que convivió en su cargo, o la falta de referencias internacionales en el contexto de la Guerra Fría. La película atiende ligeramente a otros eventos históricos como el gansterismo, el ascenso de la mafia, el anticomunismo, el racismo, o los asesinatos de los hermanos Kennedy. Pero Eastwood se centra en la figura de J. Edgar Hoover para establecer el eje del transparente y directo guión de Dustin Lance Black. A veces lírico, a veces épico, gracias a la dualidad héroe-antihéroe que representa el propio personaje y que sirve para marcar un ritmo fluido en toda la narración fílmica.

La vida y el carácter de Hoover son las directrices de la trama, mientras que la profundidad psicológica que consigue comunicarnos Eastwood es el gran logro de esta película. A través de flashbacks, insertados con elegancia y dominio del lenguaje visual, se nos presenta un personaje autoritario, exigente, expeditivo e implacable que, por momentos, recuerda a algunos papeles interpretados por el propio Eastwood, como el hombre sin nombre o Harry Callahan. Sin embargo, el personaje encarnado por Di Caprio es víctima de su propia dualidad, sus miedos y complejos alimentan su ambición de poder y su egocentrismo, pero aunque se convierte en el hombre más poderoso de USA no hallará un estado de calma. Como el propio Hoover reconoce en la película a su biógrafo, “lo que determina el legado de un hombre, a menudo, es lo que no se ve”, y la figura de Mr. Hoover ocultaba muchos secretos de Edgar. “La información es poder”, esta frase es uno de los mensajes principales de la cinta, su protagonista lo sabía y los secretos tenían para él un valor añadido, por eso, se afanó en ocultar sus intimidades y en conocer la de los demás para utilizarlas según sus intereses. Entre sus logros como director del FBI hay que destacar que introdujo los laboratorios e impulso el desarrollo de la policía científica y el espionaje, centralizó las bases de datos, o que publicitó su agencia con éxito entre los medios de masas controlando las relaciones públicas y la propaganda. La ciencia y otros métodos menos legales le valieron para situar a la oficina federal como una de las instituciones más poderosas de América. Un modelo fascista que recuerda a políticas norteamericanas más actuales en materia de seguridad y defensa, bajo la premisa de “mi prioridad es el bienestar de mi país” o “necesitábamos más poder para proteger al presidente”.

Su éxito profesional, labrado a base de ambición, ambigüedad moral y corrupción, contrasta con su fracaso personal en las relaciones personales. Conectado íntimamente con su madre (Dench) hasta que ésta muere, es incapaz de desarrollar su homosexualidad reprimida desde su niñez y entendida como una enfermedad. El guión de Lance Black nos permite deducir que el carácter retraído, complejo y fascista de Hoover se debe a la represión de su auténtica personalidad, de su secreto. Junto a su madre hay otros personajes que le sirven de inspiración y apoyo, su secretaria Helen Gandy (Watts) y su lugarteniente, Clyde Tolson (Hammer), quienes también le llaman Edgar y no Hoover. Su complejo de inferioridad, -“no me miran como es debido” le dice a su madre-, su inseguridad interna -“soy un hombre a medias si no busco una mujer” comenta a Tolson, el amor platónico de su vida- y su desconfianza hacia los demás mostrarán a un personaje despiadado en continuo conflicto consigo mismo.

Las colosales interpretaciones de Naomi Watts, Judi Dench y Armie Hammer son el acompañamiento perfecto a un genial y emotivo Di Caprio, pese al recargado maquillaje que debe soportar. La fotografía de Tom Stern en las películas de Eastwood contribuye al habitual enfoque clásico de la estética del director californiano. La música se mantiene en segundo plano y, junto a los espacios y la iluminación, participa en el dramatismo de esta buena película. Una gran oportunidad para conocer las grandezas y miserias de uno de los personajes más controvertidos y poderosos del pasado siglo en América.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Cine, Uncategorized

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “Edgar vs Mr. Hoover”

  1. @JulkPerez Says:

    Buen comentario de la película detallando aquello que es importante sin decir más de lo debido, y explicando de forma somera pero a la vez concisa la importancia de Hoover en la historia.
    En cuanto a mi opinión de la película es un poco más exigente y no falta de crítica. Este Eastwood, se acerca más al de “El Intercambio”, lo que no es negativo, pero sí tiene sus pequeñas deficiencias. Hay dos tipos de películas a mi parecer, aquellas que enseñan lo que hay y aquellas que te hacen vivir y sentir lo que sucede, pues J.Edgar es de las primeras. Por ser así, y porque el personaje no es cercano a nosotros, creo que no ha conseguido conectar conmigo, provocando mi indiferencia ante los hechos narrados.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: