Cambio de patrón, mismo rumbo

La semana comenzó con el esperado enfrentamiento público entre Rajoy y Rubalcaba. Al final del debate, mi expectación tornó en desolación, pues comprendí –por si me quedaba alguna duda- que ambos dirigentes no saben bien a que se enfrentan ni cómo resolverlo.

Los dos ansiosos por atrapar las riendas de España, dos perros viejos de la política de nuestro país, dos de nuestros más contrastados retóricos. Los ilusos preveíamos un atractivo e interesante choque dialéctico entre estos dos lobos de mar curtidos en mil cargos. No obstante su acostumbrada elocuencia hizo aguas. Comentarios desafortunados como el “ahora es usted el que miente” de Rubalcaba o tacos como el “coño” de Rajoy son deslices, o no, que reflejan el bajo nivel del diálogo. El nerviosismo de ambos, el balbuceo, leves tartamudeos, las miradas desconfiadas o de incertidumbre, las lecturas del candidato popular o las medias sonrisas del socialista, transmitieron la imagen de dos señores inseguros, ambiciosos pero sin aplomo, patrones de lujosos veleros que ahora ansían ser capitán de un viejo carguero.

Si me detengo a comentar aspectos de la retórica de estos candidatos, a dar apuntes sobre su lenguaje verbal o destaco algunos de sus gestos es porque no hallé argumentos sólidos en sus discursos. Casi dos horas de cara a la galería en las que se dirigieron al pueblo como electores y no como ciudadanos. Después de aclararnos que la economía es el eje de todo estado debieron aportar medidas reales y concretas para atajar esta crisis galopante. El discurso político y el periodístico se han encargado en los últimos años de introducir en la sociedad importantes conceptos de economía. Recesión, superávit, prima de riesgo, deflación, inflación, burbuja inmobiliaria, compra-venta de deuda… son algunos de los términos que han saltado del papel salmón al salón de nuestras casas. Tras aparcar mis preocupaciones sociales y de otra índole, considerar la economía como nuestro Dios Todopoderoso y contar con tales nociones científicas, esperaba más respeto y rigor en el discurso de los aspirantes a líderes de la nación. Casi dos horas de debate y no hubo tiempo para explicar cómo pretenden crear empleo, cómo van a reconducir la situación económica. Tampoco hubo tiempo para hablar de inmigración o de las familias hipotecadas, y mucho menos de temas más incómodos y poco recomendables en campaña electoral como la corrupción de los políticos.

La maltrecha economía española, cuya deuda alcanza límites históricos, fue la protagonista del debate. Mariano Rajoy se dedicó a subrayar la ineptitud e incompetencia del actual ejecutivo y a leer su programa o manual de buenas prácticas en materia económica o “curso de primero de economía”, como lo llamó Alfredo Pérez Rubalcaba. A su vez, el candidato socialista centró su tiempo en mencionar su compromiso con las mujeres y los homosexuales y recalcó la importancia del estado de bienestar, eso sí, se olvidó de exponer como pensaba financiar el sistema educativo y sanitario y sus respectivas deudas. Rubalcaba hizo hincapié en los futuribles recortes que Rajoy, a quien trató como si fuera ya presidente, realizará en materias sociales, se refirió también a las posibles reformas privatizadoras y al incremento de la brecha social entre ricos y pobres. El líder popular no se molestó en rebatir ninguna de las acusaciones del periodista Rubalcaba, como lo calificaron los primeros analistas. Quien calla otorga dice el refranero español. En cualquier caso, el lamentable mutismo de Rajoy fue la estrategia del PP para no irritar y activar al electorado socialista, sabedor de que las encuestas están muy a su favor y no es conveniente sacudir en exceso la opinión pública. La vela de Rajoy está a barlovento y no responde a los embestidas de un mediocre Rubalcaba a sotavento.

Ambos candidatos jugaron sus bazas electoralistas y en cierto modo lograron sus objetivos. Rubalcaba destacó que el 20-N se elige entre dos modelos contrapuestos, subrayando el derechismo de los populares frente a la socialdemocracia de los socialistas. El líder del PSOE aboga porque los españoles “salgan de la crisis todos juntos sin que nadie quede atrás”. Por su parte, los populares confían en que la inercia actual los llevará a Moncloa, sin proponer apenas nada y sin ocultar el giro a la derecha que piensan otorgar a la política social de este país.  Rajoy avisa que el cambio es necesario y se erige como patrón de este viejo navío que es España. Los dos protagonistas aludieron a la idea de España como patria. Rubalcaba dijo que es “un gran país de libertad y democracia”. Por su parte, Rajoy destacó que es “una gran nación que no se rinde nunca”.

¿Quién ganó el debate? No estoy seguro, lo que está claro es que España no ganó y está perdiendo. Cada partido se atribuyó la victoria, así como cada periodista-analista de RTVE destacó los aciertos y errores de cada candidato en función del color de las cabeceras para las que escriben. Al final, prevaleció el statu quo ideológico de las últimas décadas, quietud en lo ideológico y, lo que es más grave, quietud en las ideas. Mientras gozamos de esta estabilidad bipartidista los acuciantes problemas de índole económica continúan asfixiando a la sociedad española sin que ni unos ni otros encuentren la solución. Para colmo de males, la economía española se estanca este último trimestre del año tras el espejismo del turismo veraniego y desde Bruselas nos auguran tiempos aún más difíciles. El quinto debate de la historia de la democracia en España no sirvió para presentar dos opciones capaces de reconducir el país y tranquilizar a la población, aunque sí quedó patente que el rumbo de este barco será el mismo pese a la diversidad española, la pluralidad democrática no presente en este debate y pese al cambio de patrón.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Política, Uncategorized

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: